Descubriendo la Física en todas partes: Dimensiones (4° y 5°), Pesos y Medidas, Física Cuántica, Electricidad, Tecnologías Fantasmas (Un Futuro Diferente nº 151) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Titulo del libro: Descubriendo la Física en todas partes: Dimensiones (4° y 5°), Pesos y Medidas, Física Cuántica, Electricidad, Tecnologías Fantasmas (Un Futuro Diferente nº 151)

Autor: Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Número de páginas: 127 páginas

Fecha de lanzamiento: July 9, 2018

Descubriendo la Física en todas partes: Dimensiones (4° y 5°), Pesos y Medidas, Física Cuántica, Electricidad, Tecnologías Fantasmas (Un Futuro Diferente nº 151) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Descargue o lea el libro de Descubriendo la Física en todas partes: Dimensiones (4° y 5°), Pesos y Medidas, Física Cuántica, Electricidad, Tecnologías Fantasmas (Un Futuro Diferente nº 151) de Oswaldo Enrique Faverón Patriau en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Oswaldo Enrique Faverón Patriau con Descubriendo la Física en todas partes: Dimensiones (4° y 5°), Pesos y Medidas, Física Cuántica, Electricidad, Tecnologías Fantasmas (Un Futuro Diferente nº 151)

Las leyes de la naturaleza no sólo aplican a la Tierra, nuestro universo las sigue también. Y estás nunca cambian.
El café caliente que dejas sobre la mesa siempre se va a enfriar. La gravedad es estable, jamás al azar. La velocidad de luz es constante. La Tierra da una vuelta en 24 horas.
El cosmólogo Sean Carroll comenta, «Una ley de la física es un modelo que la naturaleza obedece sin excepción». Hoy en día, los científicos dan por hecho que el universo opera según leyes. La ciencia está basada en lo que James Trefil llama «El principio de universalidad» que dice «que las leyes de la naturaleza que descubrimos en los laboratorios son verdaderas en todas las partes del universo y han surtido efecto desde siempre».
Hay más; mientras los científicos anotan lo que observan, no sólo están utilizando palabras y párrafos. Las leyes de la naturaleza están medidas y computadas en el lenguaje de las matemáticas. Los científicos se han sorprendidos por lo raro que es esto. No hay necesidad lógica para un universo obedezca las leyes, mucho menos uno que cumpla las reglas de las matemáticas. La velocidad de luz siempre es 299 792 kilómetros por segundo, sin importar si la luz viene desde la lámpara de un niño o de una estrella que está varias galaxias a lo lejos.
El físico Eugene Wigner dice que «el fundamento matemático de la naturaleza es algo que limita con lo misterioso y no hay una explicación para ello». Richard Feynman, Premio Nobel en electrodinámica cuántica, alega, «por qué la naturaleza es matemática es un misterio…El hecho de que hay reglas en lo más mínimo hace de esto un milagro».
Este asombro viene del reconocimiento de que el universo no tiene que comportarse de esta manera. Es fácil imaginar un universo en el cual las condiciones cambien de un instante a otro, o un universo en el cual las cosas comiencen y dejen de existir. En vez de eso, los científicos se aferran a su fe en la racionalidad del cosmos.
El físico Paul C. Davies comenta, «…para ser científico, tienes que tener fe en que el universo es gobernado por leyes confiables, inmutables, absolutas, universales, matemáticas, de un origen no especificado. Tienes que creer que estas leyes no van a fallar, que no vamos a levantarnos mañana encontrando el calor corriendo desde frio a caliente, o la velocidad de luz cambiando cada hora. Durante años he preguntado a mis colegas, ¿por qué las leyes de física son como son? La respuesta es «Simplemente lo son».
A pesar del paso del tiempo, estas leyes permanecen consistentes. Las mismas leyes de la naturaleza que encontramos en la Tierra gobiernan una estrella a mil millones de años luz. Un estudio confirma «Uno de los números más importantes en la física, el índice de masa protón-electrón, es el mismo en una galaxia a seis mil millones de años luz que en la Tierra».
Todo en la ciencia moderna corresponde a la creencia de que las leyes racionales existen en el universo. La mayoría de los científicos modernos que impulsaron estas leyes creían en Dios. ¿Un Dios ingeniero? ¿Un Dios físico? ¿Por qué? Para ellos Dios hizo el universo para funcionar según leyes.
Esto es muy diferente de los que creían en varios dioses. El concepto de un universo ordenado, inteligente, racional y predecible, no estaba en su visión del mundo.
Los seguidores de Cristo, creían que Dios es racional. Él se da entender por medio de lo creado. Los mayores avances de ciencia moderna vinieron de quienes creían lo que dicen las Escrituras sobre el Señor.
Ellos creían que Dios creó todo y que lo ordenó racionalmente, para beneficio y descubrimiento del ser humano. Newton y sus contemporáneos creyeron que al hacer ciencia estaban descubriendo el plan divino para el universo en la forma de su subyacente orden matemático.
La Física es difícil, pero se aprende. Aunque muchos le teman está en todas partes.
Al contrario de lo que comúnmente se piensa, ni las aguas profundas de los océanos ni los seres vivos que las habitan, son nada tranquilos.

Los más vendidos Libros